MENU
es
fr
en
it

Jean-Luc Van Den Heede quiere «salvar su alma»

Jean-Luc Van Den Heede —actual líder de la Golden Globe Race por delante de Mark Slats, su delfín desde hace ya varias semanas— sufrió una avería en el mástil el pasado 6 de noviembre en el Pacífico después de zozobrar. Se planteó hacer escala en Chile para reparar el mástil pero, al final, nuestro embajador NV, con la serenidad y la perseverancia que le caracterizan, decidió continuar hacia Les Sables d’Olonne para, en sus propias palabras, «salvar su alma».

Tiene una grieta en el mástil de más de 5 cm a la altura de los obenques bajos, pero qué más da. No será eso lo que detenga a Jean-Luc Van Den Heede. Para sorpresa general y después de anunciar en un primer momento a la organización su intención de alcanzar las costas chilenas para reparar el mástil, VDH decidió finalmente seguir sin hacer escala para intentar llegar a Les Sables d’Olonne, inscribiendo su nombre entre los de quienes terminaron la Golden Globe Race 2018. Una parada en Valparaíso le habría llevado a descender a la categoría inferior de los Chichester, en la que se incluye a los patrones que hayan hecho escala.

Y todo a pesar de que el mástil estaba muy dañado y de que fue penalizado con 18 horas por haber utilizado su teléfono por satélite para llamar a su mujer después de volcar en aguas del Pacífico. Las opciones de victoria final de Jean-Luc se redujeron mucho. Siendo consciente de ello, Jean-Luc Van Den Heede, parafraseando a su predecesor Bernard Moitessier, quiso «salvar su alma» a pesar de todo.

A los 73 años, Jean-Luc Van Den Heede prueba una vez más todo el valor y la seguridad que tiene, dando un gran ejemplo de deportividad y resiliencia.

Nos enorgullece tenerte entre nuestros embajadores, Jean-Luc.
Su último mensaje del 8/11/2018

«Hola a todos:
He tenido mucho tiempo para reflexionar sobre mi situación durante estos cuatro días de tormenta capeando a palo seco (220 millas perdidas hacia el norte). El mástil está en una situación muy precaria como consecuencia del vuelco. Si paro para hacer una reparación, será provisional. Para que Matmut siga navegando, habrá que cambiarlo por un mástil nuevo antes o después.
Así que, «para salvar mi alma» (como dijo Moitessier), he decidido seguir adelante sin hacer escala y poner rumbo a Les Sables d’Olonne.
En cuanto el mar lo permita, subiré al mástil para protegerlo al máximo con los medios de los que dispongo a bordo. Si me quedo desarbolado, como todos los competidores llevo un aparejo de emergencia que me permitirá alcanzar un puerto con total autonomía. Ya no estoy en modo competición, sino en modo llegar seguro. No es la primera vez que intento llevar a buen puerto un barco herido. Y, si milagrosamente llego a Les Sables, me da igual la clasificación, al menos lo habré intentado. Cruzo los dedos y doy las gracias a todos los que me ayudan en esta aventura.
El mensaje se transmitió gracias a la red de radioaficionados y al «Collectif Terre et Mer», que es nuestro único modo de comunicarnos con tierra y que transmite a todos los participantes la situación meteorológica. Se lo agradezco mucho.

Que tengan un buen día».
JL VDH
43 años Séparateur de Experiencia
1er Séparateur Pionero y diseñador
de capotas y biminis
100 % Séparateur Fabricación
francesa
600 Séparateur Nuevos productos cada año
6500 Séparateur Referencias