MENU
es
fr
en
it

¿Cómo podemos protegernos de los rayos en un barco?

Durante el verano es muy común que haya tormentas. En Francia ya ha habido varias desde principios de verano y los daños causados por los rayos pueden ser considerables, tanto en lo material, como en lo personal.
Las recomendaciones para protegerse estando en tierra son muy conocidas y suelen recordarse habitualmente, pero ¿qué debemos hacer si estamos en el mar? ¿Cómo podemos evitar que nos alcance un rayo o que provoque un incendio o una vía de agua?
A continuación, incluimos varias recomendaciones para navegar durante una tormenta con total tranquilidad.

¿Es un material conductor?

Debemos recordar que algunos materiales y objetos son conductores y otros atraen la electricidad. Tal y como sucede en tierra, en el mar el rayo se dirigirá de manera natural hacia los conductores eléctricos, el metal, el agua, los objetos altos y las personas.Es fundamental saber de qué material está fabricado el barco. Los rayos se comportan de forma diferente en función del material del que esté hecho el barco: 
La madera no es un material conductor, pero sí conduce la electricidad al estar en contacto con el agua.Las resinas plásticas o derivadas (poliéster) no conducen la electricidad, pero tampoco sirven como protección. Tener especial precaución con el agua.Los materiales compuestos suelen ser no conductores, de manera que suponen menos riesgos.
En el caso de los veleros, el mástil es un punto que atrae los rayos independientemente del material del que esté hecho.
Asegúrese de desenchufar todos los aparatos electrónicos, como antenas y sondas, no utilice los sistemas electrónicos del barco y espere dentro del mismo.El interior del barco será el lugar menos expuesto en cualquier circunstancia.

Despeje el paso

En su recorrido, el objetivo de los rayos es alcanzar el suelo (el mar, en nuestro caso) lo antes posible. Por eso siempre debemos asegurarnos de que existe una continuidad eléctrica perfecta entre el tope del mástil y el agua despejando el paso para evitar que el rayo se desvíe a través de otros materiales conductores. Para que la corriente eléctrica del rayo no pase por los obenques y los estáis metálicos, rodee la base del mástil con la cadena de fondeo, póngala en contacto con los obenques e introduzca un extremo en el agua para crear un recorrido que evitará que el rayo se desvíe hacia otros materiales conductores o hacia los miembros de la tripulación.

Evidentemente, estas recomendaciones son válidas siempre y cuando no disponga de tiempo suficiente para alcanzar tierra firme. En caso de tormenta, espere a que esta termine antes de zarpar.
40 años de Experiencia
1er Pionero y diseñador
de capotas y biminis
100 % Fabricación
francesa
500 Nuevos productos cada año
6500 Referencias