.es

- Cybèle 17 -
¡Un verano a tope de obras!

¡Saludos a todas y a todos!  

Concluida la temporada estival, aquí llega el relato de nuestra temporada 2020. Queda claro que nuestro programa de navegación se ha visto completamente alterado a causa de este virus mundial… Dejado de lado el plan de volver a poner rumbo al norte para explorar, según teníamos previsto, Islandia y Groenlandia. Quedan para otra ocasión …
Navegamos, en función de las obras y acondicionamiento pendientes, principalmente de Bretaña a Charente, por el litoral atlantico francés, hasta que nos pilló… Bueno, dejemos la sorpresa para el fin.
Nuestro último artículo daba cuenta de nuestro invierno nómada por Bretaña y del inicio de nuestro confinamiento en el puerto de Ars-en-Ré, de la Isla de Ré. Estábamos en la Charente, ya que proseguíamos nuestra ruta hacia el sur, hacia La Rochelle, en donde teníamos previsto realizar obras de acondicionamiento en el Cybèle…. 
Como todo el mundo, estuvimos confinados a bordo, con las mismas posibilidades que cada cual y la prohibición total de navegar. Solo los profesionales, mercantes o pesqueros, contaban con autorizacián para navegar, para preservar los equipos de salvamento y socorrismo. Pudimos disfrutar  de la tranquilidad de las marismas de los alrededores y de la bonita localidad d'Ars-en-Ré.
Por suerte, teníamos nuestro bimini para estar a la sombra y al fresco, cuando la bella temperatura primaveral empezó a hacerse sentir y no corría la brisa que suele traer el frescor navegando.


Para nosotros, confinamiento no conllevaba "aperitivo en el pantalán” dado que ¡estábamos solos! Hemos sacado partido de esta vida confinada, iniciando nuestro plan de mantenimiento y de obras. Atacamos la limpieza a fondo primaveral: las fundas de cojines, las cortinas, la costura que va incorporada… Digamos que el fondo interior estaba necesitado también, sobre todo dado que vivimos a bordo y que cocinamos a bordo. Mi arma secreta “La piedra de arcilla” que ¡devolvió su esplendor a nuestro techo!


Como los profesionales podían circular, pudimos recibir nuestros nuevos colchones, pedidos durante la Feria BOOT de Düsseldorf. ¡Qué placer! Bien realizados, bien aireados, y cómodos. Ni rastro de humedad debajo. Tras 10 años de buenos y leales servicios, de los que 8 a tiempo completo, a nuestros colchones de origen les llegó una jubilación bien merecida; y a nuestras espaldas, ¡noches en plano horizontal! 

Reciclados, uno fue a parar a un Imoca y el otro a una tienda de campaña para un alojamiento temporal, con gran alborozo de nuestros nietos.

Y cuando el mercado local pudo volver a celebrarse,  pude hacerme con nuevas mantitas coloridas para nuestro interior. 



El Capitán, por su parte, aparte de seguir varias conferencias  web, se ocupó de temás más técnicos: cambiar una válvula rota del depósito, las cinchas del lazzy bag que sujetan la vela mayor a la botavara; secar los fondos del barco, limpiar las escotas de foque y líneas de vida, empalme, limpieza de SU máquina de coser ;-) para poder hacer un nuevo arnés para el motor; una pequeña reparación en el bimini; agrandar la bolsa que contiene todos los paneles de nuestra cubierta de bañera cuando se les retira; cambiar una cincha de entrepierna en un arnés de salvamento. ¡Qué dotes, mi Capitán, ¿verdad? Es un héroe… chut ;-) 
Sin listar los pequeños contrariedades y averías  cotidian as, sea del barco o de nuestros objetos utilitarios, ¡igual que “en casa”, y la parte administrativa de aduana, para validar el cambio de propietario, dado que Cybèle al fin en nuestro tras 8 años de LOA! ¡un chin chin con champaña! 
Pero, si la lista ya es larga, no creamos que está cerrada. Lo mejor está por aun por venir...






La revisión de la orza que se bloqueaba permitió sacar a la luz un problema mucho más importante y urgente por resolver. ¡El cilindro estaba torcido y no elevaba enteramente la orza!

Por lo que lo de varar resultaba imposible y desconocíamos nuestro calado… ¡Esta será nuestra primera misión tras la reapertura a la navegación!







El confinamiento del barco duró una semana más que en tierra firme. Se necesitó más tiempo para que las diferentes autoridades se pusieran de acuerdo sobre los derechos de los amantes de la navegación de recreo ... 

Aprovechamos dicha semana adicional para extender nuestros paseos por la isla ¡y para llevar a revisión nuestras bicicletas! También merecen una revisión anual. Gracias a estos cuidados aguantan desde hace 10 años la vida maritima.





Finalmente, llegó la liberación y franqueamos la bocana del puerto, 
​que vimos abrirse y cerrarse dos veces al dia durante dos meses. 




Desde la salida, en lugar de ir hacia La Rochelle, rumbo a Les Sables d’Olonne para llevar a reparar nuestra orza, en el astillero constructor de nuestro OVNI, Alubat. Por suerte, este puerto se situaba en nuestro perimetro de navegación (entonces de 50 millas náuticas, el equivalente de unos 100 km en tierra), y que además era el puerto de matrícula de Cybèle.
 

Y ahí tenemos a Cybèle en tierra una semanita…  Con una temperatura primaveral, hasta tórrida, y demasiado alta para nosotros, habituados a las temperaturas bretonas y desde hace 6 años a las escandinavas… Cilindro de orza, Revisión del motor, carenado del casco…. ¡Programa completo! 


Como el interior tuvo que ser vaciado y “destripado ”, la caja de orza se sitúa bajo la banqueta central y dado que las condiciones sanitarias excepcionales de este año nos lo recomendaban, excepcionalmente - y por primera vez - nos recogimos en tierra firme, en un reducido estudio. 





Le Capitaine est venu tous les jours suivre les soins très professionnels donnés à notre Cybèle, et poursuivre les siens : changement des El Capitáin iba a diario, pendiente de los cuidados muy profesionales dados a nuestro Cybèle y prosiguiendo los suyos: cambio de ánodos, compra de una nueva y más larga cadena de ancla para ampliar nuestras posibilidades de fondeo en seguridad y otras variadas intervenciones más fáciles de realizar en seco. Como han sabido retener nuestros nietos, ¡en un barco siempre hay algo que hacer! Y, sobre todo, cuando el barco celebra sus 10 años…
En cuanto a mi, aproveché para conocer el bonito centro urbano de Les Sables d’Olonne.



Listos, por fin, para zarpar, ahorrémonos avatares e intento fallido, ¡rumbo al sur! En dirección a ¡Fiers d’Ars de nuevo! Esta vez,  vamos con calma, pudiendo al fin disfrutar de un bello fondeo, varados en el banco de la Patache.

Encontramos alli otros dos OVNI. Bello encuentro, mismo modelo y su evolución; un 435, 445 (Cybèle) y el nuevo 450 de nuestros nuevos amigos Marlène y Gilles. Una foto, por favor… 


Era nuestra primera varada en Fiers - dado que estos parajes no forman parte de nuestras zonas de navegación habituales - pero volveremos varias veces durante el verano, entre escalas técnicas o bien encuentros familiares en La Rochelle. Es un bello lugar, que escapa a las multitudes que frecuentaban la isla. ​






A partir de ahí y hasta inicios de agosto, haremos una pausa en las obras, por un lado para atender a los nietos, por otro lado, porque los profesionales estaban muy ocupados tras el confinamiento. 
Por ello, en junio y julio, navegamos entre La Rochelle y Las Glénan, con algunos grumetes, e incluso tripulación a bordo. Pero, ay, sin carantoñas...

Nuestra nueva escala técnica tuvo lugar a fines de julio e inicios de agosto en La Rochelle, ¡de nuevo qué calor! Había llegado por fin nuestro nuevo sistema de calefacción, también pillado en el engranaje de interrupciones y retrasos de pedido y de transporte…  y nuestro profesional - recién instalado como autónomo - podía al fin dedicarnos tiempo, durante 2 sábados… Añadimos una calefacción por aire pulsado, de marca rusa, que nos dará un poco de aire caliente cuando naveguemos a vela.

Entre tanto y además, el capitán prosigue las obras a bordo: ¡reinstalación por parte de Gwen Marine de nuestra hélice Maxprop, desmontada en Les Sables d'Olonne en junio y enteramente revisada. Estudio de la colocación de la calefacción para facilitar la tarea al profesional. Reparación de la luz de cofa. Cambio de la portilla estribor de nuestro camarote! Retirada y reinstalación del fregadero sin fugas. Limpieza y cambio de una pieza del grupo electrógeno. Un poco de limpieza a las defensas para dar una fugaz impresión  de limpieza… 




Dispuestos por fin a navegar de nuevo en latitudes mas frescas y tras una última escala varados en Fiers d’Ars, zarpamos de nuevo hacia Bretaña, al Golfo de Morbihan. Para alejarnos de los muchos barcos que disfrutan aun del fin de temporada, elegimos el puertito encantador de Bono, luego el fondeo en el Golfo y en torno a las islas al exterior. 




Hizo un tiempo magnífico todo el verano y refrescantes baños. Lo cual no nos impidió apreciar nuestro cierre de bañera y sobre todo el que sea modulable. Es la clave de su éxito. Retiramos sucesiva y alternativamente paneles laterales, la ventana central de la capota, la unión entre capota y bimini; cerramos las cortinas interiores de las ventanas para tener sombra y que circulara el aire fresco. Podiamos poner varios paneles simplemente  como corta vientos. Y en la canícula, nos apresuramos a recurrir a los parasoles NV que se fijan fácilmente al bimini y la barandilla y que me permitieron trabajar al “fresco” en la bañera. 



Todo ello, puntuado de encuentros de pontón en pontón o al fondear, pero muy formales para respetar las medidas barrera. Esta temporada ha sido sin duda alguna diferente. Menos visitas intempestivas a bordo. De 4 a 5 personas - incluyéndonos - y solo en nuestra bañera, al exterior. Esto supone un cambio respecto a lo habitual para nosotros y empobrece un poco nuestra vida a bordo. Pero vamos bien y seguimos siendo muy privilegiados, por lo que no hay queja alguna. 
El invierno lo pasaremos también en Francia, esperando poder zarpar de nuevo la próxima primavera, pero por ahora, como anuncié al principio, nos dejamos llevar y fuimos hasta España para unos días. ¡Cybèle pedía a gritos estirar las velas! 44 h de travesía del Golfo de Gascoña y llegamos a Santander. Descubrimos la costa del norte de España, con temporal también y estaremos de vuelta rápidamente para un nuevo invernaje nómada en Francia.​



Deseando disfrutar de sus lecturas - y de posibles encuentros - si coincidimos en alguna escala. 
Pueden seguirnos en nuestro blog: Les voyages de Cybèle, o en nuestro grupo homónimo en Facebook. 
 
¡Hasta pronto!
Valérie et François
45 años Séparateur de Experiencia
1er Séparateur Pionero y Diseñador
de Capotas y Biminis
100 % Séparateur Fabricación
francesa
600 Séparateur Nuevos productos por año
8000 Séparateur Referencias
Compartir